El fin de semana nos hemos dado una escapada y hasta hoy he vuelto a desempolvar la computadora, a veces esas escapadas son tan necesarias en esta vida tan ajetreada, detenernos y apreciar, todo lo bello que